Migrantes son bienvenidos en un refugio recién abierto en una ex escuela católica del noroeste de la ciudad


El mejor lugar para cobertura bilingüe de noticias y cultura latina en Chicago. | The place for bilingual coverage of Latino news and culture in Chicago.

Las familias migrantes han comenzado a mudarse a un nuevo refugio en una escuela católica cerrada y un convento en Portage Park.

Este martes, el alcalde Brandon Johnson, la presidenta de la Junta del Condado de Cook Toni Preckwinkle, y otros funcionarios recorrieron y celebraron la apertura de la escuela y convento de St. Bartholomew.

Hasta ahora, 45 residentes se han mudado a la escuela que puede albergar hasta 300 personas. Los residentes comenzaron a instalarse hace dos semanas, dijo la oficina de Johnson.

“A nuestros nuevos residentes, sé que el viaje hasta aquí ha sido largo y difícil, pero hoy se pone fin a ese viaje”, dijo Johnson el martes. “Hoy les damos la bienvenida al refugio St. Barts de Chicago, donde recibirán las herramientas y los recursos que necesitan para empezar su vida aquí en Chicago”.

Yudilia Bolaño, de 29 años, que llegó de Colombia con sus dos hijos, de 8 y 4 años, dice que está agradecida por tener un lugar donde quedarse.

“La comida y la atención que nos ha dado la gente del refugio ha sido estupenda”, dijo Bolaño. “Estoy muy agradecida con Dios porque tenemos comida y techo”.

Sobre todo porque hubo un tiempo “en que pasamos hambre”.

Bolaño, que llegó a Chicago hace dos semanas, dijo que se siente esperanzada y espera encontrar pronto un trabajo.

“La vida está llena de retos”, dijo. “Ya hemos pasado por muchas cosas al llegar aquí, pero seguiré teniendo fe. Soy muy resistente”.

Mónica Chirinos, venezolana de 27 años, lleva seis meses en Chicago y se mudó al refugio hace una semana con su esposo y su hijo de 4 años.

“Aquí nos cuidan muy bien”, dijo Chirinos. “Estoy agradecida de estar aquí, pero espero que no tengamos que quedarnos mucho más tiempo. Mi marido ya tiene trabajo y esperamos ahorrar lo suficiente para mudarnos a nuestro propio apartamento”.

En abril, la oficina de Johnson anunció que la Arquidiócesis de Chicago arrendaría la escuela sin costo alguno, meses después de que funcionarios de la iglesia ofrecieran albergar a los recién llegados sin pagar renta. A su vez, la Municipalidad subarrendará el edificio a la Zakat Foundation, que brinda alimentos, ayuda de emergencia y ayuda.

Según el acuerdo, la Zakat Foundation cubrirá todos los costos operativos, incluyendo la logística y el personal del refugio, respetando al mismo tiempo las normas de la Municipalidad para el funcionamiento de los refugios.

Se había llegado a un acuerdo y el refugio iba a abrir en enero, pero el trato nunca se concretó.

El refugio de Portage Park tendrá seguridad 24 horas al día, 7 días a la semana, además de controles de entrada y reentrada, revisiones “frecuentes” del edificio y un toque de queda a las 11 p.m., según un comunicado de prensa de la Municipalidad el 1 de diciembre. Tampoco se permitirán visitas, personas sin cita previa, ni alcohol, y quienes no cumplan estas reglas podrán ser expulsados del centro.

Según la alcaldía, el refugio también contará con asesores sociales que ayudarán a los recién llegados a ponerse en contacto con otros recursos.

A pesar de las ofertas para alojar gratuitamente a los migrantes en más de una docena de locales propiedad de la iglesia, la administración de Johnson alquiló en su lugar varios espacios de refugio de propiedad privada. Otros fueron alojados en edificios de propiedad municipal o del Distrito de Parques de Chicago.

Traducido por Gisela Orozco para La Voz Chicago





Source link

Leave a Comment